Ir a Inicio
Ir a Empresa
Ir a Servicios
Ir a Asesorias
Ir a Productos
Ir a Contacto
Ir a Informaciones
ir a SEREMI Salud Metropolitano
I
 
3

Prensa: Hanta

 

Detectada peligrosa variedad de hanta en los ratones urbanos

Cepa Seoul en ratas y guarenes:

(El Mercurio 02/09/2004)

El Ministerio de Salud confirmó ayer que se detectó una nueva variante del virus hanta en ratones urbanos, la que causa hemorragias renales a diferencia de la conocida hasta ahora, que provoca cuadros respiratorios.

Se trata de la cepa Seoul, la que fue hallada en ratones comunes (rattus rattus) y guarenes (rattus norvegicus) durante el desarrollo de la Encuesta Nacional de Salud. La cartera informó del hallazgo ayer a través de un comunicado público tras la detección el mes pasado, informó la jefa de Epidemiología de la cartera, Ximena Aguilera.

Esta cepa ya había sido encontrada en Buenos Aires y hasta ahora no había antecedentes de la detección de este germen en el país. De acuerdo a los datos ministeriales, 3 de cada mil chilenos se ha contagiado con el germen, lo que implica unos 60 mil contagios a la fecha.

Además, el 50% de ellos habría presentado la variedad Seoul (de hemorragia renal) y la otra mitad a la cepa Andes (que causa distrés pulmonar).

Ximena Aguilera precisó que los datos son recientes y que obligará a la cartera a establecer prontamente criterios para la detección de casos, contar con equipos para tipificar la cepa, fijar un procedimiento de notificación obligatoria y se reforzarán las campañas comunicacionales para evitar más contagios.

La muestra permite afirmar que "en las zonas urbanas hay más frecuencia de infección. Puede estar en cualquier parte del país donde haya ratones infectados, pero no lo podemos determinar en este estudio".

A su parecer, de todas maneras, esto "no es grave" porque muchos casos no tienen manifestación clínica evidente y la enfermedad causa menos daño que el hanta de variedad Andes.

Según la funcionaria, haber bloqueado fronteras y puertos no habría impedido la propagación. Tampoco cree necesario, por ahora, realizar masivas desratizaciones, pues pueden causar numerosas intoxicaciones.

El académico de la Universidad de Chile y experto en esta materia, Pedro Cattan, dijo que no se podría considerar esto como una sorpresa. "No sorprende mucho porque el virus estaba caracterizado hace años en Argentina, en especial Buenos Aires. Siempre sospechábamos que por ingresos portuarios las ratas podrían traernos el virus. Lo que parecía un poco extraño es que acá no se hiciera la determinación del virus".

Pero a su parecer, "no es tan peligroso" y lo que importa es hacer diagnóstico diferenciado entre la cepa Andes y la Seoul. Cattan señaló también que no se pueden emprender desratizaciones masivas sin que estén supervisadas, dado que no sólo se expone a un riesgo a niños y mascotas, sino que pueden no ser efectivas y generar resistencia de parte de los roedores.

A su vez, el presidente del Colegio de Médicos Veterinarios, Luis Godoy, manifestó su interés en trabajar y participar en una política informativa a la población de las ciudades para evitar riesgos.

Roedores

Se estima que por cada habitante de una ciudad hay entre 8 y 10 ratones, es decir, en Santiago podría haber hasta 40 millones.

Arriba


Malleco:
Hallan otra especie de ratón con virus Hanta

(El Mercurio 06/04/2004)

Son cuatro las especies de ratones con el virus Hanta. Pero hasta ahora sólo uno, el de cola larga, lo transmite al ser humano.

Expertos estudian si el ejemplar de la especie "Rattus rattus" puede transmitir el virus al hombre.

 

TEMUCO.- Un roedor de la especie Rattus rattus o ratón negro, capturado durante un muestreo en la reserva forestal de Malleco, demostró estar contagiado con el virus Hanta, pero los especialistas aún no descubren si el ejemplar sólo está contaminado o si puede potencialmente transmitir el virus al ser humano.

Hasta ahora la evidencia científica sólo ha demostrado que el vector o transmisor del virus al hombre es el ratón de la especie Oligoryzomys longicaudatus, más conocido como ratón de cola larga.

Estudios anteriores también han detectado la presencia del virus en otras dos especies, el Akodón olivaceous y el Rattus norvegicus, pero los especialistas descartaron en ambos casos que lo transmitan al hombre.

El secretario ministerial de Salud de la Novena Región, doctor César Torres, dijo que el hallazgo se hizo a fines de noviembre durante un muestreo efectuado en cuatro parques y reservas forestales de la zona.

Fueron capturados 23 ejemplares para su análisis epidemiológico.

De ese total tenían el virus un ratón cola larga y un ratón negro. Es la primera vez que se halla el virus en un roedor de esta última especie.

Dicho hallazgo motivó una campaña preventiva de desratización y educación en las cercanías de las casas ubicadas en el perímetro donde fueron encontrados los dos ejemplares que dieron positivo al virus.

El caso está en estudio y aún no hay resultados concluyentes que permitan establecer que el ratón negro también es un vector o reservorio del virus hanta, precisó el doctor Torres.

136 muertos

Desde que en 1995 fue oficialmente notificada la enfermedad en nuestro país, el Ministerio de Salud registra 336 casos, de los cuales 136 han resultado fatales.

La mayor cantidad de casos se registra en las regiones de Aisén, Biobío y del Maule, aunque últimamente han surgido casos en la Metropolitana.

El temido virus origina un cuadro infeccioso caracterizado por fiebre e insuficiencia respiratoria que los especialistas denominan Síndrome Cardiopulmonar por Virus Hanta (SCPH).

El virus se llama así porque los primeros casos se reportaron a orillas del río Hantag, durante la guerra de Corea, en 1951.

En nuestro país existen 60 especies de roedores nativos o chilenos y tres introducidos. Estos últimos son las especies Mus musculus, Rattus norvegicus y el Rattus rattus, el que justamente ahora empieza a preocupar a los científicos.

Arriba


Un nuevo caso surge en Ñuble

(El Mercurio 06/04/2004)

La región del Biobío concentra 11 de los 23 casos en lo que va de 2004.


CONCEPCIÓN.- Un nuevo caso de virus Hanta fue confirmado por el Instituto de Salud Pública (ISP) en la Octava Región del Biobío.

Es un trabajador agrícola de 21 años de San Ignacio, provincia de Ñuble.

Se trata del cuarto caso en esa provincia y undécimo durante 2004 en esta región, la que concentra el mayor número en Chile.

El obrero agrícola se encuentra internado en el hospital Herminda Martín, de Chillán, con una evolución favorable.

Se presume que se contagió cuando recolectaba frutos silvestres y limpiaba bodegas en sectores rurales.

En lo que va corrido del año se han registrado 23 casos de virus Hanta en el país, cifra superior a los 16 esperados para el período. Los afectados corresponden, principalmente, a hombres, con 18 casos y un promedio de edad de 32 años. La mortandad es del 30 %, con siete casos fatales.

La mayor incidencia corresponde a la Región de Aisén, con 3 por cada 100.000 habitantes; la provincia de Biobío, con 1,4 por cada 100.000 habitantes, y la provincia de Ñuble 0,9 por cada 100.000 habitantes.

Durante el año 2003 se confirmaron 60 casos de virus Hanta en Chile, con 18 fallecidos.

Los especialistas del Ministerio de Salud han advertido que la enfermedad se mantendrá en Chile en forma endémica, con brotes estacionales

Arriba


Viña del Mar: Hantavirus es tema de congreso internacional

(El Mercurio 31/03/2004)

 

Avances en materia de vacunas, nuevos agentes virales y formas de control de la enfermedad forman parte del encuentro.


Es difícil tener una apreciación de cómo ha evolucionado el Hantavirus en Chile. Es un problema cíclico y hay muchas cosas que escapan de su control, como el clima, la población de roedores, factores ambientales. Pero estamos mejor en cuanto a que hay más alerta en la población, explica el doctor Pablo Vial, director del V Congreso Internacional de Hantavirus que desde hoy y por tres días reunirá a especialistas de Chile, Panamá, Brasil, Argentina y Estados Unidos.

El encuentro, organizado por la Universidad del Desarrollo y Clínica Alemana, se realizará en Viña del Mar y tiene entre sus objetivos conocer los avances en materia de vacunas, nuevos agentes virales, tratamiento y prevención de la enfermedad.

En el país se ha hecho bastante investigación al respecto: se sabe que hay algunas características que son únicas del virus Andes (el que afecta a Chile y Argentina), como que ocasionalmente puede transmitirse de persona a persona, que afecta a niños, produce una enfermedad más grave y con compromiso de sistemas que no se ven dañados en otras regiones de América (como el riñón o la coagulación).

Parte de esta información se ha obtenido a través del programa Hantavirus: Ecología y Enfermedad en Chile, un estudio colaborativo entre las universidades de Nuevo México, Católica de Chile, del Desarrollo, Austral, el Ministerio de Salud y 12 hospitales regionales del sur, que comenzó en 1999.

Parte de este proyecto busca identificar los factores genéticos que protegen o hacen más susceptibles a las personas frente al virus, de manera de buscar mecanismos protectores.

Arriba


ROBOT. Permitirá investigación de vanguardia:

28/03/2004
Ana Campos

Un grupo de científicos "top" a nivel mundial se encuentra en nuestro país para armar un robot que revolucionará la ciencia médica. Se trata de una herramienta que permite identificar en pocas horas virus y bacterias que acechan a cualquier ser vivo.

 

Un sábado de marzo del año 2002 un cartero de Fedex recibió la orden de entregar un sobre con urgencia en una dirección de San Francisco, California. El mensajero ignoraba que dentro venían las muestras de tejidos de dos hombres enfermos, uno de Hong Kong y el otro de Beijing. Por eso quedó confundido cuando en el laboratorio de Joseph DeRisi, en la Universidad de California de San Francisco, se armó un revuelo al momento de dejar el encargo y la persona que lo recibió se puso guantes y mascarilla.

Dos científicos, el doctor Joseph DeRisi y el doctor David Wang, esperaban las muestras con ansias porque con ellas experimentarían por primera vez una técnica que les había llevado años desarrollar. Estaban seguros que su nueva tecnología no les fallaría y que con ella podrían darle una respuesta a la Organización Mundial de Salud. De ellos dependía descubrir qué virus estaba provocando la Neumonitis Asiática que hacía estragos en China.

La tarea sólo demoró 24 horas. El domingo entregaron al mundo su descubrimiento. El virus estaba identificado, la batalla para derrotarlo podía empezar.

Miles de virus en un chip

Joseph DeRisi y David Wang utilizaron un procedimiento que está revolucionando la ciencia médica. Se trata de la técnica de los "microarrays" o "chip de genes" que se desarrolló hace ocho años y en la cual DeRisi tuvo participación cuando era un estudiante de doctorado.

Luego con su propio laboratorio decidió ir más allá, junto con David Wang, trabajó durante dos años y con la ayuda de un robot lograron imprimir en un pequeño portaobjetos de vidrio el material genético de todos los virus existentes. Es decir un chip con miles de puntos ordenados, cada uno representante de un virus. Cuando esos puntos se ponen en contacto con una muestra de material genético de cualquier materia viva que haya sido infectada con algún virus y se encuentran con un gen homólogo, los puntos cambian de color. Un scanner lee la información.

En el caso del SARS o virus de la neumonitis asiática, los genes de las muestras se "pegaron" a genes de virus impresos en el portaobjetos que provenían de distintos animales y de seres humanos. Así descubrieron que estaban frente a una mutación genética que por primera vez atacaba al hombre.

Joe DeRisi, de 34 años, y David Wang de 33, saltaron a la fama en pocas horas. La comunidad científica aplaudió su descubrimiento y ellos saben que esto recién comienza porque esta técnica abre un mundo de posibilidades para la biogenética. Un mundo que han decidido compartir con la comunidad científica chilena y por ello hoy han aterrizado en nuestro país junto a otros cuatro afamados científicos para construir un robot que permitirá utilizar la técnica de los "microarrays" en Chile.

Viene la revolución

En la sede de la Fundación Ciencia y Vida creada por Pablo Valenzuela, Premio Nacional de Ciencias, varias cajas de cartón se apilan en una sala iluminada. Se trata de pequeñas piezas, prolijamente embaladas, que esperan para convertirse en el primer robot armado en Chile, que utilizará la técnica de los "microarrays". Durante esta semana seis bioquímicos de la Universidad de California de San Francisco: Joseph DeRisi, David Wang, Adam Carroll, Manuel Llinás, Pablo Aguilar y Sebastián Bernales armarán el robot junto a científicos chilenos.

David Wang, doctor en Bioquímica, explica que esta técnica revolucionará la ciencia médica porque permite detectar la presencia e identidad de un virus en forma inmediata al comparar cualquier virus desconocido, obtenido de algún enfermo, con todos los virus conocidos, de un sola vez. "Aún se trata de un procedimiento nuevo y por ello no está al alcance de todos, pero en los próximos dos años estará disponible para toda la comunidad médica a un costo accesible".

Junto con estas aplicaciones diseñadas por el laboratorio de DeRisi para la identificación de virus, esta técnica se ha usado en innumerables investigaciones y aplicaciones médicas. Por ejemplo, con los "microarrays" se puede predecir cómo reaccionará un paciente con cáncer a un determinado medicamento. Por muchos años, no se sabía por qué tumores que a simple vista eran idénticos respondían de manera diversa al mismo tratamiento. La técnica de los "microarrays" ha permitido detectar desigualdades en tumores, las que son responsables de las variaciones en la efectividad del tratamiento, lo que implica un uso más racional de las terapias médicas.

Vanguardia mundial

David Wang asegura que si el primer enfermo de Sida hubiese aparecido hoy, cuando existen grandes avances en biogenética, es muy probable que con la técnica de los "microarrays" el virus VIH se habría descubierto en 24 horas. Hay que recordar que desde que apareció el primer enfermo a los científicos les tomó casi una década descubrir cuál era el virus del Sida.

Wang, quien en un mes asumirá la dirección de su propio laboratorio en la Universidad de Washington, se dedicará exclusivamente a ser un "cazador de virus". Señala que esta técnica no sólo tiene aplicación en medicina, sino que en otras áreas ya que es posible estudiar el material genético de cualquier ser viviente. En Chile, puede resultar de gran utilidad para detectar problemas en los salmones, viñas, en el sector forestal, etc.

Y es por ello que Pablo Valenzuela, con la ayuda de un estudiante chileno de doctorado de la Universidad de California de San Francisco, Sebastián Bernales, decidió situar a Chile en la vanguardia mundial con el uso de esta técnica. "Queremos poner el robot al servicio de la comunidad científica, y para ello estamos trabajando en estrecha colaboración con el centro de Genoma y Bioinformática de la Universidad Católica". Explica que la Fundación Ciencia Para la Vida cuenta con muchos proyectos basados en biogenética y la tecnología de los "microarrays" es clave para estudios genómicos. Entre los temas principales que hoy investiga la Fundación se incluyen genomas de patógenos de la salmonicultura, los virus que afectan a las viñas, la patogenicidad del virus hanta, los genes de resistencia al frío en eucaliptos y el genoma del dinoflagelado que causa la marea roja, entre otros.

CURSO

Detectives

Los estudiantes que asistan al curso de "microarrays" se convertirán en detectives de virus. Los científicos instruirán a los alumnos para que con sus propias manos armen el robot que se usa en esta técnica, que consiste en una herramienta simple, barata y versátil para la exploración de estructuras genómicas, y estudios biológicos celulares.

En las aplicaciones experimentales los estudiantes recibirán muestras de células infectadas por un virus. El tipo de virus que se use para la infección sólo será conocido por los instructores del curso. Los estudiantes deberán determinar, usando "microarrays", qué virus fue el que causó la infección.

Al final del curso se realizará un simposio abierto a todo público, donde la comunidad científica podrá conocer historias exitosas de investigaciones con "microarrays".

INDUSTRIA

Ciencia y empresa

La Fundación Ciencia para la Vida es una organización privada sin fines de lucro que fomenta contactos con la ciencia y tecnología internacional, que sirve de vínculo entre los centros académicos y las empresas y que presta funciones en las nuevas tecnologías aplicables a la agricultura, recursos marinos, salud y otras áreas productivas. Entre sus aciertos más recientes se cuenta una vacuna contra el patógeno del salmón, Piscirickettsia salmonis.

RECETA

Trabajo duro y pasión

El doctor Joseph DeRisi, profesor del departamento de Bioquímica y Biofísica de la Universidad de California, quien en pocas horas conoció la fama al descubrir el virus de la Neumonitis Asiática, señala que la técnica que le permitió el descubrimiento es simple:

"No hay nada extraordinario en ello, excepto que logramos hacerlo", dice con modestia.

Sin embargo, la comunidad científica no opina lo mismo. Imprimir en un vidrio los genes de todos los virus existentes es labor titánica. Su laboratorio es el único en el mundo que ha logrado fabricar este chip. A pesar de que los medios de prensa lo acosan, él los rehúye porque lo que le interesa es sólo seguir con lo suyo: la caza de virus. Hoy, sus esfuerzos están concentrados en encontrar una cura para la malaria.. DeRisi explica que la técnica de los "microarrays" se ha divulgado en todo el mundo, ya que literalmente ha tocado todos los aspectos de las ciencias biológicas porque permite una gran variedad de experimentos que antes era imposible realizar.

- ¿Cómo puede esta técnica ayudar a mejorar la ciencia en países en desarrollo como Chile?

- Además del uso en el campo médico, un país emergente como Chile, con su potencial exportador de materias primas, los "microarrays" son fundamentales para la detección e identificación de potenciales patógenos en plantas, salmones, cultivos, y elaborar estrategias para enfrentar esas enfermedades.

- ¿Cuál cree usted que es el siguiente gran paso?

- El próximo es el papel que jugarán lo "microarrays" en medicina clínica, en especial en el éxito en tratar pacientes con cáncer. Con esta técnica se podrá predecir de qué forma los pacientes responderán a sus terapias.

- ¿Qué necesita un joven científico como usted para lograr eléxito y hacer ciencia de vanguardia.

- Solamente trabajo duro y mucha pasión.

Arriba


 

 

Vaya a ...
Prensa
Ir a : Malleco:   Hallan otra especie de ratón con virus Hanta (6/04/04)

Ir a : Un nuevo caso surge en Ñuble (6/04/04)


Ir a: Viña del Mar: Hantavirus es tema de congreso internacional 31/03/04

Ir a : ROBOT. Permitirá investigación de vanguardia 28/03/04

Ir a :
Región Metropolitana
Radal # 142, Estación Central, Fono (2) 2581 65 88 - (2) 2581 65 87
Horario de Atención: Lunes a Jueves 9:00 a 12:45 y 13:30 a 18:00 - Viernes 9:00 a 12:45 y 13:30 a 17:30

Información Legal & Privacidad